Procesando...
Login
Fuente: www.vetiver.org

Estabilización de Taludes, Laderas y Jarillones con Tecnología Pasto Vetiver

Una de las formas de contrarrestar el flagelo de los derrumbes y el deterioro de los suelos en la zonas de laderas, jarillones de ríos y quebradas o canales, y taludes carreteables, es el establecimiento de barreras vivas con PASTO VETIVER en contra de la pendiente (surcos), distanciando plántulas entre una y otra entre 10 a 15 centímetros, y distanciando los surcos entre 1 metro a 5 metros, dependiendo la pendiente que se tenga, con el fin de formar muros de contención con las raíces, las cuales se entrelazan entre si y amarran evitando desprendimiento de tierra, y que al contrario evitan escorrentía de aguas y mantienen siempre un nivel de humedad excelente, para que en épocas de verano no afecten la naturaleza aledaña a ellas o a los cultivos que la circundan.
Antes Después
Trabajos en vías Venezolanas, con cobertura Vegetal PASTO VETIVER.

Este tipo de obras de estabilización de terrenos se viene llevando a cabo en muchos países como la India, Gana, Venezuela, Puerto Rico, China, Japón, Panamá, y ahora Colombia.
Además de servir como medios naturales para estabilizar terrenos de laderas, taludes carreteables y jarillones de cuencas hidrográficas, también nos contribuyen con la purificación del aire y la descontaminación del medio ambiente saturado de CO2, el cual es captado a través de la biomasa aérea, y convertida por efecto de fotosíntesis en oxigeno, captando del medio ambiente 1 kg/m2/año, que en términos de plantas sembradas es equivalente a 6 plantas por metro cuadrado, en su etapa inicial.


Bioestabilización de taludes

Prevensión con bioestabilización técnica vetiver

Este procedimiento no requiere de mucha inversión si el terreno a estabilizar se encuentra en condiciones estables, pero si no presenta estas condiciones hay que utilizar guaduas y estacas, además del material vegetal a utilizar, y se puede aplicar en taludes que aun no han sido afectados por la erosión, pero que están expuestos a futuros derrumbes a causa de las constantes precipitaciones, a la deforestación de bosques montañosos maderables, a incendios forestales y al mal uso del suelo que personas indiscriminadas le dan con permiso o sin permiso de entidades gubernamentales.

Estabilización correctiva de taludes erosionados con técnica vetiver

Para poder mitigar los desastres ocasionados en los taludes y laderas montañosas por las inclemencias del clima, como altas precipitaciones de lluvias o el uso indiscriminado de los recursos naturales, llámese deforestación, explotación minera o agrícola, que han sufrido deslizamientos de la capa vegetal orgánica, debemos tener en cuenta varios mecanizamos indispensables para su reestabilización y recuperación de la capa vegetal, con el fin de preveer futuros desastres ecológicos.

Nuestra Técnica de Control de Erosión con Vetiver, requiere para este tipo de obras, una adecuación de los terrenos afectado, una remoción de escombros y una construcción de un sistema de trinchos en madera o guadua de protección del material a utilizar, el cual funcionara durante el tiempo en que el material vegetal logre un sistema radicular suficiente para sostenerse solo y luego el mismo se degradara y su material se incorporara al suelo. Es importante aclarar que para un buen manejo de Control de Erosión con VETIVER, se debe hacer un mantenimiento permanente del cultivo, por lo menos cada 3 meses, con el fin de que su sistema radicular continúe su desarrollo normal hasta los cinco años, edad en la cual su sistema radicular debe estar en aproximadamente 5 metros de profundidad, y entrelazado entre planta y planta logra la firmeza y afianzamiento definitivo esperado. Este cultivo puede durar más de cincuenta años de vida con un buen mantenimiento que se reduce a tan solo podas de la plantación, si este procedimiento no se hace la planta solo logra un desarrollo radicular de menos de un metro y medio de profundidad; con un buen manejo de podas en dos años puede alcanzar desarrollo radicular de casi 3 metros de profundidad.

Vetiver no es una maleza, ya que no se reproduce por semillas propagadas, y se adapta al lugar de siembra fácilmente, donde permanece por muy largo tiempo recogiendo del medio ambiente sustancias del aire como CO2. En caso de incendios forestales vuelve y renace sin necesidad de establecer nuevos cultivos. Las hojas afiladas y las raíces aromáticas, de Vetiver, repelen serpientes, roedores y otras plagas similares.

 
Elaborado por: Claudio Rubén Daza Jiménez